25 nov. 2011

Una condena llamada estilo.

Allá iba él, saltando com un loco, tirando agua con la botella a todo aquel que se cruzara en su camino, para acabar afeitándose la cabeza ante las cámaras de todas las tv del país. Dante estaba exultante, el líder del equipo, el guerrillero que mantuvo viva la moral de la tropa en los peores momentos, radiaba alegría, emoción. Su equipo acababa de conseguir la permanencia tras destrozar al Bochum en el partido de vuelta de la promoción. Aquel júbilo que brillaba en la calva del brasileño se había ido gestando tras aguantar durante muchos meses derrotas frustrantes y victorias que parecían seguras, pero que siempre escapaban.

Hoy, casi nueve meses después, la reconciliación con el fútbol sigue viviendo horas dulces en el corazón del Rin. Tanto aquella batalla como este sueño imposible han llegado de la mano de Lucien Favre, el perfil de entrenador más anti-Gladbach de todos los anti-Gladbachs. Hasta su llegada, el equipo del Borussia Park a pesar de contar con un roster resultón, pero aun así de media tabla, había sobrevivido a duras penas durante dos años consecutivos a la quema del descenso. Era cuestión de orgullo, de estilo. Irrenunciable. Y si para ello habia que contratar una y otra vez a los mismos entrenadores de siempre, se hacia, aquella forma de jugar que nos dejó para la historia victorias épicas en Munich y títulos sonados en las vitrinas no iba a dejar de aplicarse simplemente porque este equipo en lugar de contar con Günter Netzer se las tuviera que apañar con Thorben Marx.

Una tozudez impuesta por dogmas caducos y verdades estultas que han pintado de números rojos el hasta hace no mucho impoluto historial de una institución centenaria. Fue el miedo quien debió de abrir los ojos a aquel comité de sabios que dirige con mano de hierro la instutición, o quizá, ese pragmatismo casi genético que reside no se sabe muy bien por qué en el dirigente germano. La cuestión es que hace nueve meses el Borussia Mönchengladbach renunció a su estilo, a su inamovible estilo, a ese que a pesar de ser verdad absoluta, le estaba costando la categoría, y vivir años de descensos ignominiosos. ! Traición !

Ahora los potros comandados por el general suizo corren igual que antes, pero lo hacen como un equipo, no como pollos sin cabeza. Su juego de tiralíneas y de ataque kamikaze ha dejado paso a un fútbol menos elaborado pero más efectivo, y su juego interior, igual de veloz, se ha convertido en eficaz, un rango que hacia décadas que no se alcanzaba. El bochorno defensivo ha dejado paso a centrales con las espaldas cubiertas, y los esquizofrénicos laterales, se han transformado en irrefutables guardianes de las puertas del castillo. Se juega al fútbol, los jugadores crecen en lugar de involucionar, y hasta se gana. ! Qué cosas !

La calidad es la misma, la plantilla corta o larga, sigue siendo igual, y el presupuesto en fichajes no ha variado ni un ápice respecto a los últimos cinco años. Pero ahora, el Gladbach, juega a ese fútbol que hasta hace poco era considerado hereje, y le da, de vez en cuando, por vestirse de líder. Su pijama será de color gris, sin estampados, y no quedaría muy fashion en una revista de moda. Pero el invento abriga, es cómodo, y cumple su función. Antes, el estilo, dejaba al Gladbach de farolillo rojo. Ahora, el anti-estilo, le permite soñar con volver a Europa.. mínimo.

Y todo esto lo ha conseguido un Suizo ajeno al dogma prusiano. Ni es holandés, ni vive obnubilado por el fútbol total de Rinus Michels. La liberación ha llegado al Bökelberg.

24 nov. 2011

El pequeño Nikon Jevtic.

Para el equipo infantil del Schalke eran días felices, la pareja Draxler – Jevtic destrozaba sin piedad a sus rivales conformando una dupla temible. En el entorno minero había quien no dudaba en lanzar fábulas sobre el protagonismo que tendrían ambos en el nacimiento de una nueva época de esplendor para los Königsblauen. Pero algo ocurrió en el transcurso de esa relación. Julian debutó a los 18 años con el Schalke en la Bundesliga, mientras su compañero en las inferiores, Nikon, abandonaría Gelsenkirchen a los diecisiete para enrolarse en el modesto SC Wiener Neustadt de la primera división austriaca, en el cual, apenas ha podido conseguir entrar en alguna convocatoria.

¿Por qué un jugador que a los quince años se encuentra entre los mejores futbolistas de su generación puede no ser lo suficientemente bueno para el fútbol profesional?. “Entre los 12 y los 18 años se producen cambios de todo tipo, tanto físicos como emocionales, es una lotería saber si dichas modificaciones van a convertirse en un lastre para tu carrera.” afirma el director de la escuela del Leverkusen Michael Reschke. Nikon Jevtic llegó al Schalke apenas cumplido los trece, e inmerso en una de las etapas más importantes del crecimiento, tuvo que soportar fuertes dolores de espalda y rodillas que le obligaron a aumentar sus esfuerzos físicos para sobreponerse. “Los chicos muchas veces tienen que superar también su propia frustración” dice Marco Fladrich - entrenador de las categorías inferiores del Schalke 04 - en una de las charlas que ha organizado en Hamburgo la Deutschland fussball bund sobre educación y formación de jóvenes prodigios.

Aunque los dolores que sufrió durante su etapa de crecimiento no han sido el principal escollo que ha tenido que superar Nikon. “Vivía recluido en su casa, a cargo de su tutor, sin apenas relación con los chicos de la academia, su adaptación fue bastante tormentosa” afirma Fladrich. Aunque el oscuro mundo interior que esconde Jevtic lo cultivó ya a temprana edad. Su padre dejó en manos de su hermano mayor la tarea de convertirlo en un jugador de fútbol profesional merced a un detallado plan de entrenamiento diseñado ad-hoc. Dicho invento, gracias al tremendo éxito que tuvo en la red, llegó a manos de Mirko Slomka, quien en 2006, obnubilado por los métodos de análisis y táctica aplicada que habían creado fue el responsable de que el afable Néstor, con sus 23 años, acabara trasladándose a Gelsenkirchen para formar parte del cuerpo técnico del Schalke.

“Todos los encuentros de Jevtic eran grabados y analizados en video, posteriormente acudía con su hermano para trabajar sus errores. El chico me daba mucha pena, vivía con demasiada presión, era un chaval joven, con derecho a disfrutar de su juventud y a equivocarse de vez en cuando.” dice el que fuera su entrenador. Michael Reschke también ha tenido que lidiar en Leverkusen con otros niños que han sido designados a temprana edad como futuro sustento para sus familias: “Esta clase de jóvenes viven con una enorme presión sobre sus hombros, se sienten culpables de cada derrota y de cada fallo, viven obsesionados por destacar siempre, tienen el miedo metido en el cuerpo, saben que si fracasan no podrán ayudar económicamente a sus familias, y ese temor no les deja vivir.”

El pago que tuvo que realizar Slomka para hacerse con los servició de Néstor fue incluir al pequeño Nikon en la escuela alemana, y poder así , continuar con su peculiar formación. Una estancia que fue prolífica hasta que dio el salto al equipo juvenil. “En ese escalón los equipos emplean un nivel más alto de agresividad en los partidos, y se establece el rigor táctico como norma, para que el jugador empiece a adquirir costumbres que domen sus cualidades y les hagan destacar un determinado estilo de juego, durante esa etapa muchos delanteros acaban erigiéndose en grandes defensas centrales, y viceversa, otros, simplemente tienen que abandonar su formación por no cumplir con los requisitos, aquí se establecen ya unos niveles de exigencia máximos para que solo lleguen los mejores.” Confiesa el director de la escuela del HSV. Aunque su homónimo en el Veltins Arena es bastante más duro: "Su padre creía que Nikon era Maradona, y venia a exigirnos cada vez que era sustituido, pero en realidad nunca estuvo entre los cuatro mejores jugadores de la academia." Palabras de un Helmut Schulte que fue la única voz que se opuso a la contratación del futbolista.

A los ocho años probó suerte en la escuela del West-Ham, y a los diez, se trasladó a Viena para enrolarse en las filas del Austria Magna, dándo el salto al Valencia en 2005. Desproveído de una infancia que le permitiera establecer amistades con las que desarrollarse socialmente, el pequeño ha vivido pegado a su hermano, quien ha ejercido de tutor, entrenador, y amigo, en una etapa en la cual estaba predestinado a ser uno de los mejores jugadores del mundo. Tras dos años y medio en Alemania, Néstor pasó de ser un mero empleado de la academia a formar parte del cuerpo técnico del primer equipo. En 2008, con 24 años, ya era segundo de Slomka, dónde además ejercía de profesor de análisis y táctica aplicada.

El principio del fin.

La realidad que se esconde detrás de esta clase de estrellas tempraneras es en muchos casos aterradora. Juguetes en manos de megalómanos que sólo buscan el beneficio propio más que el bien de sus hijos o hermanos. Nikon Jevtic es un ejemplo desgarrador de como aprovecharse de un alma inocente para dejarla abandonada una vez conseguido el objetivo. El vinculo que unía tan fuertemente a ambos hermanos quedó roto tras la contratación de Mirko Slomka por parte del Hannover 96. Néstor fue llamado para unirse al proyecto, y este, no dudó un segundo en abandonar al pequeño, que se vio en la obligación de volver en Viena para emprender en solitario, por primera vez en su vida, una aventura que le permitiera relanzar su ya de por si estancada carrera futbolística.

Como si se tratara de una cruel ironía del destino, Youtube, del que tanto han vivido los Jevtic, ha acelerado el proceso de decadencia en el que entró el jugador tras abandonar Paterna. Recientemente, con sus 18 años, e inmerso en su fracasada estancia en el SC Wiener, le dedicó un rap vejatorio a la presentadora norteamericana Chelsea Handler, dónde era congratulada con epítetos como el de “Puta Judía.” La famosa directora del late-night, emitido en Serbia vía satélite, se convirtió el pasado 20 de Junio en el foco de las iras del país balcánico por dedicar duras criticas a los asistentes al último concierto de Amy Winehouse en Belgrado, debido a la actitud denigrante que tuvieron con la cantante, que saltó al escenario en un lamentable estado.

Esta acción le ha costado a Nikon ser apartado del equipo bajo acusación de racismo, pudiéndole implicar diligencias judiciales si el fiscal del estado decide entrar de oficio, puesto que en Austria, el antisemitismo está penado por ley desde 1950. "El Maestro” como se da a conocer también en el mundo del rap – donde ha conseguido hacerse un nombre, por encima de su faceta como futbolista – suele colgar sus actuaciones musicales en su propio canal en Youtube, gracias al cual, es conocido en su país de origen. Jevtic es la viva estampa del jugador objeto que a pesar de encontrar acomodo en centenares de equipos a lo largo de su infancia nunca ha conseguido establecerse en ninguno de ellos. La peculiar formula de promoción impuesta por su hermano, pendiente de la cura y entrenamiento del pequeño Maradona, siempre le obligó a moverse de club para dar el siguiente paso, en lugar de encontrar en el sacrificio diario la recompensa pretendida.

La nula capacidad para asimilar el esfuerzo, y desprovisto del entramado táctico elaborado a medida por el hermanisimo, puede que le hayan llevado al naufragio. Aunque a él, parece no importarle demasiado. Su especial sensibilidad por la música hace demasiado tiempo que ocupa sus anhelos. Quién sabe, si el primer futbolista probeta de la historia, acabará siendo una estrella del Rap en lugar de irrumpir en el firmamento del balón como habían diseñado sus obsesivos progenitores

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...