26 jul. 2013

Duisburg o hacer un equipo en 11 días

Un hombre pálido y corpulento se esconde detrás del mostrador, de vez en cuando, si alguien quiere hacerse una foto con él, avanza entre el espacio libre que dejan los estantes, donde la temperatura respecto al exterior es elevada, para posar sonriente. El dependiente, al que algunos todavía reconocen, se muestra amable y servicial. "No lanzó el flash" le dice a algún aficionado que tiene problemas con su cámara.

Tras contentar las peticiones de los curiosos, vuelve a resguardarse a la espera de que le pidan un autógrafo, o alguien entre buscando el programa del partido que el MSV Duisburg disputará en su estreno en la 3.Liga ante el Heindenheim. La sombra tranquila y servicial que sale de su cueva para congratular las ilusiones de los clientes los días de partido se llama Michael Tönnies, y hubo un tiempo donde fue una leyenda del fútbol alemán. Su hattrick en apenas cinco minutos a Oliver Kahn hace ya 20 años todavía está inscrito como un récord en la historia de una competición que acaba de cumplir 51 años.

Transcurridas dos décadas de aquello, ahora, alejado de las portadas de los periódicos y de la fanfarria que da la fama, ayuda por las tardes en la fanshop que el club tiene incrustada en las entrañas del estadio. Su figura se erige como una metáfora de la situación que esta viviendo la institución. Tras someterse hace unos años a un trasplante de pulmón, que acarreó algunos problemas no previstos, abandonó aquella incertidumbre para situarse en la actualidad en un estado inmejorable de salud. En aquel proceso, siempre contó con el apoyo del MSV, ahora, cuando es la entidad la que vive una larga e incierta enfermedad financiera que le sitúa al borde del precipicio, Tönnies arrima el hombro para ayudar en todo lo necesario.

Ambos simbolizan tradición y fútbol. Ambos son una institución en el Ruhr. El MSV, uno de los clubes fundadores de la Bundesliga en 1963, se ganó su derecho de permanecer en la segunda división el pasado curso, pero la DFB consideró que su situación económica era demasiado débil como para poder hacer frente a las exigencias financieras que requiere poder ejercerlo, retirándoles una licencia que ha acabado con los huesos de las cebras en la división de bronce. Una encarnizada lucha en los tribunales, días perdidos en recursos y apelaciones, propició que la institución apenas haya podido contar con tiempo suficiente para iniciar su regeneración deportiva en la nueva categoría.

En la actualidad solo tres miembros de la plantilla del pasado curso permanecen con contrato, alguno pendiente de su desvinculación. El caos vivido la describió acertadamente su presidente, Udo Kimse, la pasada semana: "Estamos subidos en el tren de la bruja". La encrucijada en la cual se ha visto involucrado la entidad no ha pasado desapercibida, viejos rivales como el Schalke donaron 500 mil euros para que pudieran hacer frente a su inscripción en la 3.Liga, evitando un mal mayor. Manifestaciones multitudinarias en la ciudad clamando apoyo, junto con las aportaciones de sus aficionados han conseguido que el Duisburg pueda devolver el préstamo amistoso al equipo minero en apenas unas semanas. Toda una muestra de orgullo.

Ivica Grlic, desesperado en la tarea de encontrar un entrenador a falta de 15 días para el inicio del campeonato, relata en los medios como un día, en pleno aeropuerto tras regresar de coleccionar su enésimo 'NO', atendió una llamada de teléfono en la que un hombre, sin rubor ni vergüenza alguna, le dijo que el reto de hacerse cargo del equipo, que no existía como tal, le parecía atractivo. El tipo en cuestión era Karsten Baumann, un modesto entrenador que ha hecho carrera en equipos como el Osnabrück o el Rot-Weiss Erfurt, entre otros.

Con una peluca y unas gafas de sol, se pasea por los campos de entrenamiento, visita partidos de los equipos inferiores del club y acude a amistosos de rivales de la zona que militan en divisiones inferiores. Necesita comprobar como se desenvuelven los jugadores sin saber que el nuevo entrenador está ante sus narices examinándolos, dispuesto a tomar una decisión. Tras la firma del contrato Baumann apenas cuenta con 11 días para preparar la temporada, no tiene tiempo para romanticismos ni charlas, hay que construir una plantilla en la que apenas hay tres profesionales en nomina.

"Necesitamos un poco de tiempo para recuperarnos después de la ruina, tenemos que empezar desde la base para devolverle la euforia a la ciudad. La ciudad necesita al MSV, tenemos que darlo todo por el club" dice Tönnies. Aunque todo parece funcionar mejor de lo esperado, la realidad todavía destaca por se crudeza. Con expectación desatada, los aficionados abarrotan el estadio para ver un equipo de chavales de 18 y 20 años sin ninguna experiencia, juntados en menos de 10 días, debutar con el primer equipo. Aunque el partido es reñido, el Heindenheim se impone por 0-1 al Dusiburg en los últimos minutos de encuentro.

En un ambiente festivo, el inicio del match se retrasó 10 minutos. 18 mil espectadores, recordando los tiempos en los que las cebras eran una entidad en la Bundesliga, despliegan gigantescas pancartas y lanzan miles de papeles y serpentinas cuando sus muchachos saltan al terreno de juego: "One club, one love" se puede leer en un fondo. "Los aficionados son conscientes de que el equipo necesita tiempo para poder rendir, eso lo saben, y por eso hoy lo han dado todo desde el principio" declaró tras el encuentro un Karsten Baumann que ya es un ídolo para unos aficionados que no saben como agradecerle que aceptara el cargo cuando nadie se atrevió a dar el paso.

El MSV Duisburg se presenta como una reinvención de sí mismo, aunque para volver al lugar que le corresponde tendrá que hacer un gran esfuerzo. "Serán dos años muy duros, especialmente este, vamos a tener que estar luchando todos por el mismo objetivo sin desfallecer" acaba llorando un Tönnies que tras el mostrador de su tienda va delineando una nueva estructura deportiva de la que se hará cargo mientras dure el melodrama de un club que un día llegó a ser el mismo Rurh.

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...