27 oct. 2010

Sin Soldo y a lo loco.

Algo así como una liberación colectiva habrán compartido los aficionados del Colonia tras conocerse la destitución de Soldo. Su trabajo realmente, en cuanto a números, es demasiado pobre como para salvar algo de su gestión. Quizá el problema resida en su nula capacidad de comandar un grupo. Los problemas de vestuario siempre han sido una constante desde que llegara al rin en sustitución de Christoph Daum. El ultimo caso lo protagonizó Mondragón, que tras conocer la noche anterior al partido que seria suplente ante el Dortmund, abandonó el hotel de concentración y regresó a su casa. Anteriormente Novakovic y Podolski habían sido protagonistas de faltas de conducta. El internacional alemán en una reciente entrevista arremetió contra su entrenador, algunos compañeros e incluso atacó a los dirigentes del club. El pasado fin de semana una pancarta en el RheinEnergie pedía la destitución del croata.

La calidad de la plantilla del Colonia es muy superior al rendimiento que ha ofrecido en las dos temporadas en las que Zvonimir Soldo (Ex-jugador del Stuttgart, con más de 300 partidos en la Bundesliga) a sido su entrenador. DerWestern de forma muy gráfica interpretó el legado del destituido preparador al frente de su club: "Sin estilo, ni sistema definido, sin mando, sin fútbol... ¿Como es posible que haya aguantado tanto tiempo en el cargo.?" Si hay algún pueblo antagónico a la cultura latina, ese es el alemán. La pasada semana tras una reunión de crisis entre Michael Meier (gerente) Wolfgang Overath (presidente) y el propio Soldo, el club lanzó un comunicado de prensa mostrando su total apoyo y confianza en el entrenador, haciendo una llamada a sus aficionados para que mostraran de forma incondicional su apoyo ante el importante encuentro que enfrentaría a las cabras ante el Hannover. Esta declaración de amor por parte de los mandamases hacia el entrenador, aquí es conocida como la ratificación, un paso previo al cese.

En Alemania no ha sentado muy bien, y no han parado de llover criticas hacia el club, acusándolo de falta de estilo a la hora de cesar a su "mánager" tras mostrar con tanta alegría su confianza y respeto hacia su figura unos días antes. Con estilo o sin él, el equipo llevaba demasiado tiempo pidiendo un cambio de rumbo. El nivel del Colonia es bastante más alto que el de un simple equipo que lucha por la permanencia. Tiene calidad en el centro del campo y cuenta con uno de los mejores ataques de la liga. Sin problemas, y esas eran las expectativas iniciales en agosto, el equipo debería de estar luchando por una plaza europea. Frank Schaefer (entrenador del equipo sub-23) se encargará de forma interina de entrenar a la primera plantilla hasta nueva orden. De momento su primer encuentro ya ha supuesto un hito respecto a la anterior etapa... el Colonia ganó al Munich 1860 en la Copa por un marcador de 3-0, tal cantidad de goles era algo insólito de ver en las ultimas dos temporadas y media.

3 comentarios:

cityground dijo...

Era necesario un cambio en el Colonia, con Soldo eramos de los equipos mas tristes de la Bundesliga. Ayer con Schaefer ya se aprecio algún cambio, Novakovic arriba y Podolski con libertad por detrás, hay equipo para estar mas arriba. La defensa no es mala, y en el centro campo Lanig y Matuzczyk me gustan bastante, lo mas flojo son las bandas ayer jugaron Ehret y Jajalo que no me acaban de convencer, y Poddolski y Novakovic arriba deben marcar goles jugando mas al ataque.

Próximo partido Colonia-Hamburgo, casi nada.

Pensaba escribir esta semana en el blog del Colonia pero tu artículo me ha gustado así que lo dejo para otro momento.

Valent dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Valent dijo...

la verdad es que ver a un equipo tan defensivo en Alemania suponía un anacronismo. Hace años que en la bundesliga predomina el fútbol de ataque, y alegre. Thomas schaaf ha creado escuela. Aunque lo de Soldo no se puede ni calificar de juego defensivo.. era un jugar a nada. Ni siquiera sabían hacer los contragolpes.

Ahora a ver como le van las cosas. Un vestuario sin disciplina ni mando, es un equipo condenado al fracaso. No confió demasiado en el HSV de cara al partido del fin de semana, tampoco está jugando demasiado bien.

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...