5 ene. 2014

El Bayern lo hace por joder


Hace un año, más o menos por estas fechas, el Bayern anunciaba que había llegado a un acuerdo con Guardiola para hacerse cargo del equipo. Las reacciones fueron inmediatas. El sur de Europa limpió de las librerías cualquier libreto que hablara de la Bundesliga para poder ir de expertos por la vida y poder documentar los pasos del Eau de Pep por tierras teutonas. La prensa germana, sin embargo, se lanzó a criticar al club de Hoeness por su falta de tacto y el desprecio implícito que comportaba el anuncio hacia la figura de Jupp Heynckes, un tipo que hasta ese momento estaba firmando números de récord, y que incluso había dejado abierta la puerta a continuar un año más en el club si conseguían la Champions. El entrenador del Bayern se convirtió de repente en santo, en mártir. El hombre que encajó con estoico pragmatismo las furibundas críticas que le dedicó su director deportivo tras perder en Bielorusia se paseaba por las salas poniendo cara de tomate ante los micrófonos, respondiendo con monosílabos las preguntas que avezados reporteros le lanzaban:

- ¿Se siente humillado por el club?

- No - respondía - .

Y eso que la contratación de Pep fue vendida por la entidad con palabras como 'necesitamos alguien joven, que aporte métodos modernos para adaptarnos al fútbol actual'.

Ayer, al medio día, la prensa empezó a especular sobre la estancia de Lewandowski en Munich para cerrar su contratación por el Bayern, algo que el club muniqués quiso atajar de inmediato confirmando vía comunicado que, efectivamente, el delantero polaco del Dortmund ficharía para las próximas cinco temporadas por el conjunto de Guardiola. La noticia ha sido recibida con alboroto en gran parte del viejo continente, pero en Alemania se han vuelto a generar críticas hacia las formas del club bávaro. 'Un acto de deslealtad y un ataque a la competición' rezaba algún rotativo nacional. 'Una pésima noticia para la Bundesliga' decía algún que otro analista en twitter. '¿Qué será ahora de Mandzukic?' preguntan otros. La preocupación por el actual 9 del equipo, que le ha sacado las castañas del fuego en más de una ocasión al roster, ha crecido hasta alcanzar los niveles de Heynckes. Seguramente la primera pregunta que le realicen será del tipo: 'Mandzukic, ¿te sientes despreciado por el club?' y el croata poniendo cara de tomate responderá: - No.

Otras voces preguntan qué opinión guarda Pep sobre la contratación del espigado ariete borusser. 'Guardiola no quería a Lewandowski, pero ha tenido que aceptar la contratación porque ya estaba hecha desde hace un año' apunta hoy en una columna de opinión el Süddeutsche Zeitung, el gran diario muniqués. Sin ir muy lejos, este verano el entrenador catalán se las tuvo tiesas con Mandzukic, un incipiente 'caso Ibrahimovic' que ha sabido corregir a tiempo. Aunque el Bayern parece jugar mejor cuando no tiene una referencia en ataque. A Pep, los delanteros, y más de ese estilo, parecen molestarle.

Si el Bayern es el único club germano que ha conseguido sobrevivir a las modas y a las épocas es precisamente porque es el único club germano que ha pasado olímpicamente de las modas y de las épocas. Si el reglamento le permite fichar y anunciar un acuerdo con alguien en enero lo hace, además, el cuadro del sur de Alemania es un especialista en robar a sus principales competidores los mejores jugadores que posean. Al Stuttgart de Magath le 'virló' tres futbolistas, al pobre Schalke lo tiene martirizado, Neuer sólo es el último caso de una extensa lista. Hoffenheim, Wolfsburgo, al Leverkusen finalista de champions, al Kaiserlautern campeón, al incipiente Gladbach de Lucien Favre... Se hacen valer de su superioridad financiera para reforzarse dinamitando a la competencia. Poco les importa gastarse 25 millones en un portero o 35 en un mediapunta, se pueden permitir todo lo que quieran y más.

La gran virtud de la contratación del punta polaco es que lo han conseguido fichar sin desembolsar un céntimo. Para la costumbre 'sureña' puede parecer una aberración que una entidad deje escapar a un jugador de ese calibre sin ingresar un euro por ello. Sin embargo, en el mundo centro-europeo está a la orden del día dejar libres a los futbolistas independientemente de su estatus. Es normal que las entidades anuncien a principios de temporada que no han llegado a ningún acuerdo para renovar a X jugador y que por lo tanto saldrá libre cuando así lo dicte el contrato. El propio BVB lo hizo con Lewandowski, aunque apuntando a que seguirían luchando para convencerlo de ello. Aún con todo el Dortmund no deja de ser una entidad media dentro del estatus alemán, por presupuesto es un equipo de Europa League, y tampoco tiene demasiada capacidad para pagar a sus mejores jugadores. Puede permitirse desembolsar 3,5 millones netos, pero entidades como el Wolfsburgo desembolsan hasta 7 kilos libres de polvo y paja a sus estrellas. Schalke o Hamburgo también tienen mayor capacidad para ofrecer fichas más suculentas a sus futbolistas referencia.

El gran aliciente de esta contratación reside en ver como encaja el jugador en el dinámico estilo de Guardiola, más pensado para mediaspuntas que para delanteros. Tampoco le importará a nadie si el jugador fracasa, llegó gratis y sirvió para debilitar al gran oponente del momento. Muchos otros firmaron con más fanfarria y acabaron saliendo por la puerta de atrás, y por el camino, el club se quitó de en medio al peor de sus enemigos. El Bayern estas cosas las hace más por joder, más que reforzarse busca debilitar al que osa cuestionar su estatus en el fútbol alemán. Y le funciona.

No hay comentarios:

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...