28 nov. 2010

Se llama milagro.

En cualquier otra temporada los números que está consiguiendo el Dynamo Dresden en la 3.liga le servirían para comandar la clasificación, o al menos, para vivir tranquilo en alguna de las tres posiciones de la tabla. Sin embargo, el nivel que estan marcando los lideres, Hansa Rostock, Eintracht Braunschweig y Kickers Offenbach, es tan alto que a pesar de que los sajones solo han cedido en dos partidos de los últimos doce, se encuentran a 12 y 10 puntos de las dos primeras plazas. El equipo entrenado por Matthias Maucksh se convirtió en un ciclón en la jornada 6, y desde entonces se ha mostrado intratable.

La diferencia actual se forjó en las primeras cinco fechas. Mientras los tres lideres comandaban invictos la tabla, habiendo ganado el 100% de sus partidos, el Dynamo sólo sumaba una victoria y tres derrotas. El próximo 4 de diciembre visitará el Rudolf-Harbig el Kickers Offenbach, siendo el utlimo de los tres primeros a los que se tendrá que enfrentar el equipo aurinegro en esta primera vuelta, a la que solo le queda una jornada antes de entrar en el parón de 2 meses, como cada invierno. Los anteriores enfrentamientos no se le han dado muy bien al ex-campeón de la RDA. Se perdió ante el Braunschweig en la primera jornada de liga, y el Hansa en Dreden salió victorioso con un empate a dos. Victorioso porque aquel partido de ser justos, tendría que haber acabado en goleada favorable a los locales.

Los hombres de Wolfgang Wolf se encuentran en su "peor momento" de la temporada. Perdieron en Jena 1-0 y empataron a dos ante el Braunschweig tras ir ganando 2-0 al descanso. Visitarán el este con un partido menos, ya que su compromiso de la pasada jornada fue suspendido. Lo que le hará permanecer ligeramente descolgado de la cabeza.

Es la oportunidad de oro para el Dynamo. De perder ante el equipo de la Bieberer Berg las opciones de conseguir siquiera la plaza de promoción se antojan imposibles. Aunque el parón suele afectar al estado de forma de los equipos y genera nuevas dinámicas, una desventaja de 13 puntos se antoja imposible de superar. Bien es cierto que el propio Offenbach es un especialista en caídas libres. La pasada temporada cerró la primera mitad del curso con idénticos números a los actuales, y al final se quedó fuera del ascenso. Aunque hoy en día, el desnivel del campeonato es muy superior al de sus anteriores ediciones.

Fuera de los lamentos numéricos, hay muchas alegrías que destacar del equipo. Para empezar la tremenda juventud del bloque. En su mayor parte, todos los integrantes del roster son nacidos entre el 86 y el 90. Dejando a un lado al portero, Axel Keller (1977) el más veterano del equipo es de origen español, Cristian Fielding. Llegó ya iniciado el campeonato, de echo es el ultimo fichaje realizado este verano. Desde su incursión en el equipo , vía Achen, los resultados empezaron a mejorar. Aunque el merito hay que dárselo a la pareja de delanteros del equipo. Alexander Esswein (1990) y Robert Koch (1987) con sus trece goles mantienen viva la llama del ascenso. El próximo día 4 será una fiesta, se prevé lleno absoluto en el estadio, y el ambiente de final ya impregna las frías calles de Dresden. Ascender esta temporada será todo un milagro. La épica que hay que cosechar para desbancar a tanto transatlántico lo endulzará todo, convirtiéndolo en aun más maravilloso.

No hay comentarios:

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...