28 dic. 2010

Aquel ilusionante verano.

Como si fuera una tradición, cada verano, cada inicio de campeonato, las sensaciones a orillas del Elba de los hamburgueses que visten de azul y llevan tatuado el diamante en el pecho siempre son las mismas. Hay equipo, tenemos plantilla, este es nuestro año. El mes de septiembre suele hacernos poner los pies en el suelo y nos indica ya desde temprana edad que la presente temporada lejos de servir para reverdecer laureles, será otro calco de las ya vividas en los últimos años. Una continua lucha a contracorriente, que nunca sirve para arreglar el desaguisado.

La inestabilidad en el banquillo no siempre ha sido premeditada. En realidad Huub Stevens abandonó por voluntad propia el HSV, retirándose a su holanda natal alegando que era lo mejor ante la enfermedad de su esposa. Tiempo más tarde emigró a Austria para dirigir al Red Bull Salzburg. Martin Jol siguió sus pasos, este sin utilizar algo tan grabe como la enfermedad de una persona para salir, sino haciendo justicia y respondiendo a la llamada de todo un buque insignia del fútbol europeo como es el Ajax. Los demás, fracasos estrepitosos. Thomas Doll sirvió como revulsivo pero se ahogó en la nada rápidamente, Bruno Labaddia actuó como un pirómano en medio del amazonas.. y Armin Veh no trabaja lo suficiente para la exigencia que requiere este equipo. Y mientras tanto, el club con el segundo presupuesto más alto de la categoría hundido en la media tabla.

Los escopetados Stevens y Jol son los únicos que han conseguido obtener un rendimiento regular de principio a fin. El resto o bien han protagonizado inicios fulgurantes desatando las esperanzas de todos para acabar en plena caída libre que dejó al equipo sin Europa, o tras un comienzo estrepitoso, han protagonizado una remontada épica llegando a alcanzar plazas Champions. Todos, menos el actual entrenador, que sigue una linea irregularmente regular, sin altibajos, y de gruesa linea recta. Tantos partidos ganados, tantos perdidos. No hay victoria no que sea seguida de una derrota, ni una derrota que no sea seguida de una victoria. El noveno puesto en la tabla escenifica muy bien este hecho. Veh dirige un equipo capaz de ganar en Mainz o en Munich con autoridad y solidez, y al día siguiente rozar el ridículo contra cualquier recién ascendido.

En lo plenamente futbolístico, Westermann ejerce de líder, de autentico mariscal. Por momentos parece el único jugador sobre el terreno de juego que tenga sangre en las venas. No es de extrañar que en apenas unas semanas se hiciera con la simpatía y el respeto del público. Es todo un referente. El otro gran fichaje del año, Kacar, brilla por su ausencia. No se muy bien si responde a la cabezoneria del míster, que lo pone poco, o es que juega poco por su poca implicación durante la semana. Sea cual sea la razón, el otrora llamado a marcar una época en la medular rothosen, está pasando sin pena ni gloria. Para ser justos, esta lamentable primera vuelta del HSV ha estado marcada por las lesiones. Elia que parecía recuperado de su lesión de tobillo, aparece y desaparece a capricho. Pitroipa no se encuentra en un estado de forma optimo. Ze Roberto comienza a tener lagunas considerables en su antaño regular despliegue físico en el campo y a Jarolim lo tenemos roto, sin sustituto de garantías.

En Hamburgo siempre se dijo que contratar a Veh era un error mayúsculo. A mi, incluso me decepcionó su fichaje tras leer múltiples declaraciones de Becker y Hoffmann afirmando que el inquilino del banquillo seria un entrenador con experiencia y renombre. Sea o no sea responsabilidad del ex del Stuttgart, tras el mes de Enero con el nuevo consejo del club, el futuro de Armin parece estar cantado. Si no dimite, puede que le inviten a hacerlo. El rumbo del equipo necesita de una catarsis para evitar otra temporada calamitosa, que lastre el incipiente crecimiento que ha protagonizado el club desde la construcción del Imatech Arena. Tantos años de esfuerzo se irían al traste tras dos temporadas consecutivas fuera de Europa. Con el gran recorte en ingresos televisivos que eso supondría, agravando las dificultades a la hora de fichar y mantener una plantilla de cierto estatus. La nota a la primera vuelta del equipo no puede ser otra que un categórico suspenso.

22 dic. 2010

Le revolución Hamburguesa IV

A pesar de vivir en una ciudad con una temperatura media en invierno de -6 grados, la sensación térmica en el seno de su club más representativo es más propia del Sahara. Últimamente he estado muy desconectado del blog, lo sé, pero las prioridades son las prioridades. No obstante, las cosas no han mejorado mucho desde la ultima entrada. Los resultados del equipo son los mismos, irregulares. Las sensaciones continúan de igual modo, no siendo buenas. Y el ambiente que se respira en el club, continua siendo el mismo que en verano.. de guerra latente.

La victoria ante el Borussia Mönchengladbach no ha valido nada. Tres puntos más en un mar de caos. Estos días, en lugar de estar pendientes de la concentración del equipo en algún país cálido para preparar el parón invernal, de negociar incorporaciones en el marcado de invierno, y de planificar la nueva temporada, en el club del diamante se habla de cortar cabezas. En Enero se cierra el plazo para presentar candidaturas al consejo, pues hay reelección de cargos, y el candidato más pudiente de los hasta ahora presentados, se destapó hace unos días atacando a Armin Veh. Le acusó de ser el responsable de tanta lesión e incidió en su nula (según él) capacidad de dirigir a un equipo de élite.

Karsten Kober no está solo en su cruzada. Prácticamente no hay nadie ni dentro ni fuera del club que quiera a Armin. Los rumores estos días son cada vez más insistentes, incluso hay medios de comunicación que afirman rotundamente que Veh desde el pasado Lunes ya no es entrenador del HSV. Lo cierto es que según se están desenvolviendo los acontecimientos, raro será verlo sentando en el Imatech Arena tras el parón. El sustituto, si Reinhardt continua siendo el director deportivo, que también está en entredicho (Becker, presidente del HSV, criticó abiertamente su elección al cargo, al considerarlo novato), será Oenning, actual segundo entrenador del HSV, y preparador del Nürnberg la pasada campaña.

Veh no está solo en la diana. Matthias Sammer apareció hoy como candidato a mánager deportivo general del Hamburgo, lo que supondría una puñalada mortal en las espaldas del actual director deportivo, que a pesar de todo, trabaja insistentemente en poder fichar un central de garantías para el equipo. Lo cierto es que desde el punto de vista administrativo el club no se puede permitir una temporada más fuera de Europa. Hacerlo, este curso le ha supuesto perder un 15% de sus ingresos televisivos, ya que en Alemania una parte del pastel se reparte en función de méritos deportivos. En términos económicos dejaría muy tocado a la entidad, por lo que se buscan soluciones de emergencia.

Oenning puede ser un buen sustituto interino a falta de algo mejor, pero el club, debería de plantearse abordar de forma seria y contundente la contratación de un entrenador de primer nivel, ya que los "experimentos" de los últimos tiempos, han acabado todos en fracaso estrepitoso. Apunten un nombre, Kevin Keegan, ya sonó este verano, y como solución invernal, podría estar en la terna si triunfa la revolución.

7 dic. 2010

La pequeña aventura americana de Müller

Hubo un tiempo en el que las estrellas europeas que marcaron a fuego los setenta como la mejor década futbolística de la historia buscaban su retiro dorado en la NASL. La vieja liga americana, antecesora de la actual MLS. Aquel producto nació como casi todo en los Estados Unidos, con dinero y por capricho. Viejos magnates del oeste, de descendencia italiana y británica, apostaron sus fortunas para convertir en realidad el sueño americano del Soccer. Tan intermitente como fogoso en USA desde principios del siglo XX y que parece ahora, tras 100 años de intentos, haber cuajado.

A pesar de que aquel invento se asemejaba más al estilo Globertrotters que a un campeonato de corte europeo, dejó sus momentos de gloria y escribió su propia pagina dentro del deporte rey. Los equipos de aquella liga estaban compuestos por veteranos provenientes de otras latitudes. Las estrellas europeas ponían el glamour a plantillas compuestas por desconocidos latinoamericanos que abandonaban sus modestos clubes de origen en busca del dinero fácil. La base obrera sobre la que se asentaría el opulento soccer yankee.

Relativo, pero tuvo éxito, no se puede negar. Audiencias millonarias en las Soccerbowls y entradas superiores a los 70 mil espectadores en los arenas para ver a los Cosmos de Pelé y Beckenbauer, contra los Strikers de Fort Lauderdale capitaneados por Gorge Best y Gerd Müller. El kaiser haría de avanzadilla tras abandonar el Bayern por la puerta de atrás, quizá por eso su gran amigo en el roster bávaro iría tras sus pasos un par de años más tarde. Como viejo rockero nunca muere, Müller también haría historia en el fútbol americano.

Paul Csrnari convenció al torpedo de que abandonara Alemania para enrolarse en las filas de los Strikers. El equipo florido contaba ya con una gran plantilla. Destacando jugadores como Gordon Banks, Cubillas, Irwin, Hudson y el maravilloso Gorge Best. Como se puede apreciar el apodo de los “ingleses” con el que eran conocidos no era gratuito. No fue fácil despegar al ariete de su Germanía natal, aunque dada la complejidad del calendario americano, permitía a la familia Müller vivir el duro invierno centro-europeo al sol de Miami. Calidad de vida a un buen precio.

Su relación con el quinto Beatle fue un tanto especial, cuenta Gerd que la primera conversación que tuvieron, Best le retó: “Veremos quien de los dos es la estrella de este equipo.” Difícil competencia, sin duda. Un año y medio más tarde, el ex del Manchester Utd desaparecería tras una gira de los Strikers por Los Ángeles. No se conoce muy bien como ni cuando, pero tanto él como su reciente nueva novia californiana se evaporaron de la faz de la tierra. Quizá ahora que en Fort Lauderdale hay un proyecto para refundar el club, algún familiar del jugador pueda pasarse a cobrar el finiquito que nunca recogió.

Las condiciones de trabajo en Florida no fueron fáciles, como tampoco su adaptación al fútbol americano. Entrenamientos a 40 grados de temperatura, partidos que duraban dos horas y media tras interminables prorrogas gracias a la regla de no-empates, y la famosa linea de fuera de juego pintada sobre el cesped complicaron mucho el trabajo de Müller en sus primeros meses. Pero nada más. La aventura americana del torpedo finalizaría con 40 goles anotados y 27 asistencias en sus tres temporadas y media en USA, un registro que todavía hoy en día supone un récord para el fútbol estadounidense.

En ese periodo como no quiere la cosa surgió una pequeña rivalidad, que intentó dotar de pedigree al fútbol americano. Los enfrentamientos entre los Cosmos y los ingleses de Fort Lauderdale serian la sensación de la liga, con finales de conferencia y campeonato incluidos. 30 años después aquella final de 1980 que emparejó a ambos equipos continua siendo la más vista en la historia del Soccer. Aunque aguarda un componente trágico para el bando de Müller. Fue la primera y única final en la historia de la franquicia. Tras años de lucha interminable, y de registros en la liga regular apabullantes, por fin, los Strikers, conseguirían acceder a la Soccerbowl. No les fue muy bien la cosa, un 2-0 para los hombres de Pelé les daría el titulo a los newyorkinos. El primero de una larga dinastía que dominaría la NASL hasta su desaparición.

Seria la primera piedra de una legendaria rivalidad. El dominio sureño en la liga regular continuaba siendo palpable. Pero tras 1980, las finales de conferencia serian un monologo para ambos contendientes germanos. Beckenbauer y Müller se enfrentarían en partidos a vida o muerte hasta en cuatro ocasiones. Decantándose todas hacia el mismo lado. En 1983 la decadencia del campeonato americano era una realidad, el fútbol que nació al calor de las viejas glorias europeas moría al paso que estas iban colgando las botas, tras su salida, los estadios se vaciaron, las audiencias cayeron en picado, y la quiebra de la NASL enterró el primer gran proyecto profesional de fútbol en Estados Unidos.

La solida MLS ha superado el reto y los problemas históricos, asentándose como un producto rentable y atractivo. Recientemente se han refundado el Cosmos de Nueva York, y pronto lo harán otros históricos de la vieja liga americana que aportarán unas gotas de tradicionalismo a un campeonato demasiado moderno.

6 dic. 2010

Dynamo Dresden 2:0 Kickers Offenbach



El Dynamo consiguió los tres puntos ante el Kickers Offenbach y suma una victoria importantisima en su lucha para el ascenso. Así queda la jornada:

Dynamo 2-0 Kickers
Aalen 0-4 RW Erfurt
Heidenheim 1-4 Braunscheweig
Wehen 1-1 Werder Bremen II

* El resto de partidos fueron suspendidos por la nieve.

1ºBraunschweig 42 puntos
2ºHansa Rostock 41 puntos
3ºKickers Offenbach 39 puntos
4ºDynamo Dresden 32 puntos
5ºWehen 32 puntos

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...