2 feb. 2011

Esto es Choupo-Moting, el Köln, y un FAX.

Anda la prensa estos días loca redactando hilarantes contra-crónicas de la fallida cesión de Coupo-Moting al Colonia. No hay diario, página digital o blog en Alemania que no haya tirado de ingenio para satirizar la cómica situación que vivió el canterano del Hamburgo la noche del Lunes, durante el cierre del mercado de invierno. No todo es oro lo que reluce en la organizada Bundesliga, como en cualquier otro lugar, el fútbol tiene ese componente anárquico y despeinado que otorga la improvisación y el ultimo momento.

Las negociaciones para la salida del jugador fueron tan ambiguas que se alargaron hasta diez minutos antes de cerrarse oficialmente el periodo de inscripción. Primero fue el WBA inglés quien preguntó por el muchacho, mareando la perdiz hasta dejarlo tirado a falta de un día. Luego fue el Colonia, que mostró su interés desde el primer momento, pero que ante las suculentas libras esterlinas no podía competir, retirándose pacientemente a cuarteles donde permanecería resguardado y expectante de que pudiera romperse, como así fue, la salida del delantero hacia la Premier.

Muchas veces esta clase de traspasos a ultima hora se rompen por diferencias económicas, siempre hay algún representante que rompe lo pactado en el ultimo instante, buscando un aumento de salario, o una mejor comisión que embolsarse. Otras, debido a las prisas, se rompe por no haber estudiado en detalle los temas fiscales o de pasaporte. Pero en esta ocasión, el fallido traslado del jugador, se debe en gran parte a un FAX defectuoso. Como suena. En plena era de la tecnología, un simple FAX tira al traste una operación de este calado.

A falta de diez minutos para el cierre del mercado, que en Alemania está estipulado a las 18:00 del Lunes. El padre del jugador, y representante del mismo, junto a los emisarios del Colonia, llegaron a un acuerdo. Tras redactar los documentos pertinentes, firmarlos, y sellarlos convenientemente, procedieron a enviar la documentación a la DFB vía FAX, como mandan los cánones (que se dice). A partir de ahí, vino el caos. El simpático aparato, por lo visto, se volvió loco, rechazando insistentemente los documentos. Tras batallar con la tecnología del único modo que sabe hacerlo el ser humano, a golpes, el transmisor, engulló los documentos... pero de forma muy peculiar. Llegaron a su destino (HVS y DFB) pero repletos de números y símbolos, no de letras legibles.

Avisando las partes del error en la transmisión, a escasos 3 minutos de la campanada que cerraría el mercado, se produjo una nueva batalla con el aparato, que esta vez, realizó su cometido, aunque a medias. Solo transmitió 3 paginas de forma correcta llegando estas ya fuera de plazo. Hubieran servido de todas formas de hacerse en el tiempo reglamentario, ya que la vista gorda en estos casos es un recurso muy bien tirado. Así que entre bromas y chistes anda Alemania con el asunto. Mientras , el Colonia va a pedir a la DFB una moratoria, explicando el caso, para que habrá su corazón y entienda que la inscripción fuera de tiempo no obedece a una actitud cómoda, sino a una mala pasada de la tecnología. Entre risas, la federación, ha prometido que estudiará el caso y verá si concede o no la tramitación. Aunque sea para alargar la broma, el ente federativo se tomará su tiempo, aunque todos sabemos, que salvo que la inflexibilidad germana haga acto de aparición, Choupo-Moting jugará en el Colonia lo que resta de temporada. O eso esperamos todos.

2 comentarios:

Deivid_DD dijo...

Me parece un buen jugador para equipos pequeños. Tiene rapidez y tecnica pero le faltan muchas cosas para el futbol grande.

Por cierto, la DFB ha rechazado el recurso del Colonia.

cityground dijo...

En el Colonia esta temporada no nos funciona ni el fax, hay que joderse.

¿Ya es seguro que no viene?, nos hubiera venido bien para la parte de arriba.

Me parece que el final de temporada va a ser un sufrimiento continuo, mañana el Bayern para empezar.

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...