27 jun. 2011

10 momentos bizarros.

La Bundesliga llegó a su fin, se acabó el fútbol por un tiempo, aunque los alemanes podrán matar su mono balompedico centrando su interés en el mundial femenino que se disputa estos días en Alemania, que por cierto, ha contado con muy buena acogida. 80 mil espectadores se dieron cita en el partido inaugural en Berlín y el encuentro registró un share de más del 58%. Toda una declaración de intenciones sobre la pasión que se vive por este deporte en la nación teutona. Aunque no todo es oro lo que reluce, el día a día de los clubes durante este año ha dejado un nivel de caspa superior al habitual. Y no es poco el que tradicionalmente nos ha regalado la Bundesliga, un fútbol peculiar en su organización y con una arraigada cultura futbolistica. Con esos mimbres ha sido difícil elegir los diez momentos más tontos del año, pero aquí están:

1º Van Gaal no se deja hacer las alineaciones.

Como suena, Ulie Hoeness en pleno debate acalorado en la tv nacional se quejó amargamente ante miles de espectadores de que su entrenador, un tozudo holandés, no se dejaba aconsejar sobre tácticas y alineaciones, a pesar de -según el presidente bávaro- las largas y tediosas conversaciones “para hacerle entrar en razón” que mantenía la cúpula del Bayern con el bueno de Louis. Lo sorprendente del asunto no es que un directivo intente mangonear sobre el entrenador (una práctica más común de lo que nos pensamos) sino que no es nada nuevo en el Allianz. Que se lo pregunten a Klinsmann. El desatado mandatario no contento con su confesión, meses más tarde, advirtió sobre el perfil de entrenador que llegaría a Munich para sustituir al rudo holandés: “Tendrá que ser consciente de las peculiaridades del Bayern y dejarse aconsejar por la gente que sabe que es este club y lo que representa.” Será Jupp Heynckes el Del Bosque alemán?

2º Se buscan gogos para amenizar partidos.

La reforma del Millerntor causó estragos en las arcas del St.Pauli, ¿o quizá lo hizo la crisis.? La realidad es que el club pirata vio como su zona noble perdió el interés del publico al tener que convertir el catering en un producto de pago, en tiempos difíciles hay que sacar dinero de debajo de las piedras. Para recuperar la afluencia de sus viejos socios, aquellos tribuneros que antaño se ponían las botas en los descansos de los partidos, al peculiar club hamburgués no se le ocurrió otra genial idea que instalar una barra americana y contratar a unas cuantas mozas de buen ver como reclamo para recuperar a la clientela perdida. El experimento debió de salir bien, porque han institucionalizado la figura de la mujer pirata.

3º Accionistas enfurecidos sin FAX.

Lo vivido en Colonia este curso es digno de una comedia italiana. Cansados de Soldo y de las boutades de su director deportivo la masa enfurecida inundó durante semanas su estadio con pancartas alusivas a ambas figuras, exigiendo su dimisión, cuando no insultandolos directamente. A pesar de los oídos sordos de la dirigencia, los malos resultados y las indisciplinas continuas de algunos de sus jugadores (Mondragón se fue a su casa durante una concentración al enterarse de que seria suplente) puso de patitas en la calle a Soldo. Los tiempos sonrieron a los opositores, apenas unas semanas después en una junta de accionistas los dirigentes se las verían cara a cara con su masa social. En un salón abarrotado con más de tres mil asistentes, la seguridad privada tuvo que hacer acto de presencia para apagar un conato de asalto al escenario donde se encontraba el consejo de administración. Lo más gracioso del asunto es que no solo no se produjo ningúna baja, sino que además, el consejo de vigilancia rubricó al “gobierno” en todos sus cargos.

Quizá por eso el mercado invernal les devolvió la jugada. Un FAX en mal estado tiró por tierra el fichaje de Choupo-Moting (procedente del Hamburgo). El aparato eléctrico enviaba documentos codificados y posteriormente, cuando se creyó solucionado el asunto, y sobre la campana, el aparato decidió morir a mitad trabajo, provocando que la documentación no llegara completa a la Bundesliga. El posterior recurso presentado por los clubes fue rechazado. La diversión en el seno del Colonia comenzó ya durante el verano, donde los ultras del equipo asaltaron el hotel del Al-Ahin tras suspenderse un amistoso por una tangana entre los jugadores, provocando tres heridos entre el personal del recinto. De momento Solbakken, nuevo entrenador, llega haciendo honor al aura colonial... se incorporará a la pretemporada cinco días después que sus jugadores, alegando “cansancio mental, tras la dura temporada vivida en Dinamarca.”

4º Que no queréis a Neuer? Tomar Neuer.

El final de temporada en el Allianz ha sido de lo mejor del año. En la semifinal copera ante el Schalke, 70 mil almas recibieron a los dos equipos inundando las gradas con cuartillas donde se podía leer “No a Neuer”, exigiendo a su club que renunciara a la posibilidad de fichar al internacional alemán. Como quedó claro un mes después, la opinión de los aficionados del Bayern no pesó ni lo más mínimo entre sus directivos. La cuestión será esperar a que se inicie el curso, puede ser curiosa la reacción del publico ante el primer fallo (Que los comete con cierta frecuencia) de su amado cancerbero. Aunque para curiosidad, el comportamiento de la grada joven durante la clausura de la liga. Nunca hubieron unos 90 minutos tan coloridos. El fondo norte del Allianz se dedicó a despellejar a todo bicho viviente durante el encuentro, quien más recibió fue Hoeness y su fabrica de salchichas. Aunque los jugadores no salieron de rositas, sobre todo Ribery.

5º Armin Veh es un inútil.

Una frase que podría haber firmado cualquier aficionado al Hamburgo. Pero no, la rajada, en plena sucesión a la cúpula directiva la pronunció un consejero del club 15 minutos después de “jurar” su cargo en la junta gestora. No cabe recordar que el bueno de Armin acabó siendo cesado un par de semanas más tarde. La sensibilidad hanseática. Pero para inutilidades, los tres directores deportivos que llegó a tener el club en apenas 20 días. Entre finales de Mayo y principios de Junio.

6º Pelea de niños en la TV.

Hablando de peleas mediáticas, ninguna como la protagonizada entre Klopp y Tuchel en la televisión tras el Dortmund – Mainz. El club del palatinado continuó una jugada que pudo acabar en gol encontrándose un borusser tendido en el césped (En Alemania los jugadores no simulan lesiones y no se tiran al suelo si no es provocado por una acción violenta), lo que enfureció – más si cabe – al genio local que tuvo que ser sujetado por diversas personas después de enfrentarse con todo el banquillo visitante (llegando a empujar a un utillero). Klopp culminó su ataque de ira una hora después, en plató, arremetiendo contra el entrenador del Mainz. La tensión que vivió el presentador intentando quitar hierro al asunto fue el mejor momento de la velada.

7º Un arbitro violador.

Que la temporada iba a ser extraña se pudo adivinar en el mes de Julio, cuando un arbitro acusó al máximo dirigente del organismo arbitral de intentar violarle, y además, no contento con eso, de acosarle con insinuaciones sexuales de todo tipo. El hombre decidido a probar sus acusaciones hizo públicos algunos e-mails con contenido subido de tono que se habian cruzado en el pasado. El culebrón acabó muriendo entre las paginas de la prensa sensacionalista, pero de la investigación de la DFB jamás se supo. Quizá ambos contendientes estén hoy en Canarias haciendo las paces en algún hotel “simpático” de la zona.

8º Cría Vranjes y te sacarán los Schaaf.

Hace un mes el ya ex-jugador del Werder se destapó con unas declaraciones en 11Freunde acusando a Schaaf de todos los males posibles. Sorprendentemente en Alemania sus palabras no causaron ningún escándalo. El jugador afirmó que el veterano entrenador estableció un sistema de castas, donde solo se dignaba a dirigirle la palabra a un puñado de jugadores, “sus amigos”, como apuntó el futbolista. “Conmigo solo habló en tres ocasiones durante cinco años.” Uno de los puntos que más enfasí puso Vranjes fue en la gula con la que contaban ese grupo de privilegiados, pudiendo acudir a los entrenamientos una hora después que el resto de sus compañeros. Lo gracioso de la gran rajada fue su ultima respuesta: “A pesar de todo, Schaaf es el mejor entrenador que he tenido.”

9º Si no juego me voy.

En la ultima jornada de liga el Wolfsburgo se jugó el descenso. Durante la semana Félix Magath no dudó de la titularidad de Diego en el onze, pero por alguna razón en el ultimo momento decidió sacarlo del equipo. Preparandose el jugador en el vestuario para disputar el encuentro Magath dio la alineación, el brasileño tras verse relegado al banquillo, decidió cambiarse y abandonar el estadio. Recientemente SportBild publicó la multa que le impuso el club por aquel acto: 500 mil euros. Cantidad que se ha negado a pagar y que ha supuesto que el Wolfsburgo le invite a abondar la entidad. Quien tenga 15 millones de euros en el bolsillo y la capacidad para aguantar a un tipo como Diego, este es su momento.

10º despedido para ascender.

Hablando de cosas raras, se lleva la palma el Dynamo Dresden. El conjunto sajón tras protagonizar una remontada épica consiguió un histórico ascenso a segunda división. La gracia del asunto es que a falta de cuatro jornadas cesó a su entrenador tras perder 1-0 en Rostock, un resultado que solo le dejó a tres puntos de la tercera plaza, quedando por delante un enfrentamiento directo con el Offenbach, en aquel momento tercer clasificado. Una actitud en apariencia surrealista que de milagro acabó en final feliz. Finalmente los aurinegros consiguieron vencer al Ösnabruck en la promoción de ascenso. De no conseguirlo el Dynamo habría perdido la categoria al no poder hacer frente a la licencia. En la Bundesliga2 casi cuadruplicará sus ingresos.

26 jun. 2011

Renacer desde la cuna.

Desde la llegada de Frank Arnesen a la cúpula deportiva del HSV las cosas han cambiado de forma radical en los quehaceres diarios de la entidad hanseática. Lejos del titubeo costumbrista al que nos tenían habituados los últimos directores deportivos (desde la salida de Beiersdorfer) el danés, con mano firme, ha empezado a ejecutar todas aquellas acciones que sus antecesores no se atrevieron. Su primera medida al llegar al cargo fue revitalizar el roster, deshaciéndose de los jugadores más veteranos. Ze Roberto, Frank Rost, Mathisen o Guy Demel entre otros han abandonado el barco para dar paso a una ristra de jóvenes talentos que van a dotar de futuro a un equipo inmerso en una profunda refundación a todos los niveles.

Y es que no solo en la parcela deportiva han cambiado las cosas, desde las elecciones al consejo del pasado mes de Enero, la dirección política del club del diamante también ha dado un vuelco, desactivado el nocivo Hoffmann, y finiquitadas las guerras por el poder, la tranquilidad nacida al calor de la clara división de poderes ha dejado imperar la cordura. Arnesen como recién llegado tenia muy fácil prescindir de Oenning y contratar a su entrenador, sin embargo el nuevo responsable deportivo se sentó con el interino, y tras charlar ambos cara a cara salieron de la reunión con un plan estratégico bajo el brazo que convirtió al ex del Nürnberg en el entrenador del futuro. Este será por lo tanto el encargado de sacar rendimiento a una plantilla que mezclará juventud y talento con veterania. A pesar de la criba de veteranos que ha sufrido el roster en las últimas semanas, Jarolim, casi un líder espiritual para este grupo, continuará luciendo los galones el próximo curso, junto a pesos pesados como Westermann.

Ya cerradas las incorporaciones de los internacionales sub-21 Mancienne (Chelsea), Töre (Chelsea) Bruma (Chelsea) y Sala (Chelsea) el siguiente objetivo del club es hacerse con los servicios de un centrocampista “Box to Box” , que según en palabras del DD : “Tenemos claro el perfil de jugador, y hemos hablado con algunos candidatos, pero todavía no hemos concretado nada.” Para ello el nuevo jefe del HSV ha visitado Dinamarca para presenciar en primera persona el europeo Sub-21 del que tomar nota sobre futuros talentos. Mientras llega más calidad púber, la operación salida está lejos de culminarse. Jugadores como Rozehnal o Silva no encuentran destino, a pesar de que el primero de ellos maneja un interés de Lazio y Genoa para hacerse con sus servicios.

El Hamburgo por fin parece tener un proyecto, y aunque de forma gradual, se está uniendo a la moda implantada por equipos menores como Kaiserlautern o Pauli, y consagrada por el Dortmund de Klopp de contar con un equipo JASP'S. Los recién llegados se unirán a los ya habituales Son, Tesche, Diekmeier, Aogo, Sowa, Stepanek, Besic o Tunay Torun, todos con edades comprendidas entre los 19 y 21 años. Renacer desde la cuna para encontrar la gloria!


Calendario y pretemporada.

Como es habitual en Alemania durante estas fechas la Bundesliga conoció el calendario de la nueva temporada. La jornada inaugural, que dará pistoletazo de salida al año futbolístico, tendrá lugar una semana antes del comienzo de la liga, y será, como manda la tradición, con la primera eliminatoria de la POKAL, competición más que maldita para los intereses del diamante. Este verano el inicio en la competición emparejó al HSV con el Oldenburg, rival asequible. Aunque para complicaciones ya está el calendario liguero, que ha emparejado, nada más y nada menos, que a Borussia Dortumd y Hamburgo en la primera jornada. Toda una piedra de toque, aunque el pasado curso, el Schalke se llevó un severo correctivo por parte del equipo de Armin Veh.

25 jun. 2011

Die Pappelstadion

Un pequeño pueblo agrícola en el este de Austria podría dar una lección magistral a cualquier gran urbe europea, y sin despeinarse siquiera. No hay mayor motivo por el que las gentes de la tranquila y adorable Mattersburg estén más orgullosos que por su pasión por el fútbol. Y no es para menos, este apacible municipio, ideal para perderse en una escapada de verano (o para siempre si se desea) a pesar de contar con escasos siete mil habitantes tiene una de los mayores indices de asistencia de las ligas centro-europeas.

Cada quince días, como si tal cosa, emergen aficionados al SVM de debajo de las piedras. Llegan en coches, trenes, y hasta los más viejos del lugar afirman que incluso nacen de las piñas que abarrotan las débiles ramas de los álamos que rodean el Pappelstadion. Solo así, gracias a la brujería, se podría decir que es la única forma de reunir a quince-mil almas para abarrotar un campito de fútbol construido en un valle, y cuyo viaducto – una de las obras civiles de la posguerra – sobrevuela la tribuna del estadio recordando, como un simpático guiño del pasado, que hace más de medio siglo, con motivo de la fiesta de la cosecha, se levantó sobre un campo de cenizas para conmemorar los treinta años de la fundación del club.

El visitante no encontrará simetría entre sus gradas, casi encajonado y con aspecto desaliñado, su arquitectura nos evoca una de las estampas más puras del concierto internacional. Los pocos foráneos que han tenido la oportunidad de tomar asiento entre sus gradas destacan el aroma a fútbol vintage que se respira. No es para menos. Ya que cada sector del estadio se erige como un monumento a una gesta histórica del club. Con su primer ascenso al fútbol profesional se levantó la preferente, aunque no para satisfacer la mayor demanda de entradas, sino por imperativo de la liga ya que no se contaba con el aforo mínimo permitido. Una inversión hoy en día vista con simpatía, pero que en su momento, levantó ampollas - “nos gastaremos un dinero que no tenemos en una grada que jamás se llenará” - Visionarios de la zona que la emprendieron con el club y que hoy día, gozan de la compañía de cientos de vecinos en su asiento preferencial.

Quien sabe a que habrá que esperar para levantar el fondo que le falta al estadio. El primero de ellos, y el sector más grande del complejo, se construyó en 2006 tras conseguir el tercer puesto ligero (que no fue un segundo por muy poco) dejando al club el regalo de la competición europea, en cuyos brazos, se parió el récord de asistencia alcanzando los 18.600 espectadores. El Pappelstadion hace gala de la modestia de la región, aunque cuenta con uno de los mayores indices de asistencia del campeonato, siendo durante dos años consecutivos (2006 y 2007) el estadio austriaco con mayor afluencia de espectadores. A expensas de su primer titulo (recientemente subcampeón de copa) el club va añadiendo con especial ingenio los equipamientos necesarios que requieren los tiempos modernos: salas vip, cafeterías, tiendas... la pregunta que habría que hacerse, es, ¿donde los meten?, vista la miniatura de un estadio que en pleno corazón agrícola del Österreich deja en ridículo a los grandes del Calcio italiano, que tienen que ver como año tras año, sus estadios presentan peores entradas.

6 jun. 2011

Fútbol entre bombas.

En algún momento durante el periodo de tiempo que transcurre entre 1943 y 1945 el FC Viena cayó derrotado por 10-4 ante el Hagiborg-Theresienstädter. Seria un resultado anécdotico de no tratarse de dos “clubes” pertenecientes a la liga de fútbol de Terezin, uno de los campos de concentración más sanguinarios levantados por el régimen nazi en la Europa del este. Recientemente el periodista Martin Krauss y el escritor húngaro Imre Keretész - premio nobel en 2002 y superviviente de Auschwitz - han destapado a través de un extenso articulo publicado en el magazine alemán 11Freunde la existencia de campeonatos de fútbol organizados por los presos recluidos en los campos de exterminio. Un espacio de libertad que convivió de forma tenebrosa con la misma muerte. Ya que en en el campo polaco el terreno de juego se construyó al lado de los crematorios, incluso, como relata la historiadora judia Veronika Sprignamm en uno de sus diarios personales: “se disputaban partidos mientras caían sobre nuestras cabezas las cenizas de cientos de compañeros.” Un sorprendente relato que nos deja ver la necesidad del ser humano de encontrar reductos de normalidad en situaciones extremas con los que poder sentirse libre, evadirse de la constante tragedia, aunque sea de forma efímera.

Estas ligas se extendieron por todo el mapa del terror, en algunos campos, competían entre si guardias contra cocineros, trabajadores de la cantera contra el grupo de médicos que “rescataron” los oficiales de las SS para disfrute personal. Tanto en Matthausen, campo de concentración con abrumadora mayoría de presos políticos, como en Machau, los equipos se organizaron por nacionalidades, a especie de mundialito, donde los republicanos españoles vieron extrapoladas en el terreno de juego sus enemistades con el sector católico-polaco. El furor fue enorme según nos desvelan cientos de testimonios rescatados de diarios personales y cartas encontradas en los archivos históricos del holocausto. Algunos incluso hablan de asistencias de más de tres mil espectadores. Una muestra del arraigo de las ligas entre los reclusos es la creación del “Rim-Rim-Rim” un diario deportivo clandestino redactado por niños-fantasma de Terezin, que vivían ocultos al recuento oficial, como tan magníficamente nos mostró Roberto Benigni en la “Vida es Bella.” Aunque la escasez de papel y las dificultades de la empresa solo hicieron posible la edición de seis ejemplares durante todo un año.

Estos campeonatos tenían una doble función, durante la disputa de los partidos era el único momento en el que los presos de distintos puntos de un mismo campo podían verse, intercambiar información, material, y noticias, un complejo sistema de apuestas basadas en el trueque llegó a generar toda una industria entre los reclusos que ayudaron a salvar más de una vida. Si por algo se caracterizó el régimen nazi fue por su temible cinismo. Vista la popularidad entre los reclusos estos partidos fueron filmados por las cámaras del ministerio de propaganda y utilizados pertinentemente para acallar en Europa , y en el propio Reich, los incipientes rumores del exterminio judío, que cómo ilustró Costa-Gavras en “Amén” era algo más que sabido por las jerarquías eclesiásticas y por los gobiernos europeos, que no hicieron más que mirar hacia otro lado ante el problema Judío, cogiéndose como clavo ardiendo a cualquier comunicado propagandístico lanzado por el gobierno alemán para justificar su postura inmovilista: “vean que felices viven, hasta juegan al fútbol entre risas y jolgorio” era el mensaje utilizado en las cintas distribuidas por el ministerio de Goebbels.

Premios nobel, músicos, afamados actores...nadie se libró de los campos de concentración. Fridtjof Nansen , hijo del conocido Fridtjof Nansen, premio Nobel de la Paz en 1920, relató con especial detalle en uno de sus diarios la sempiterna actitud cínica de los oficiales de las SS ante el pequeño reducto de normalidad que suponían los partidos de fútbol. Según cuenta llegaron a ordenar la construcción de tribunas para disfrute de las autoridades, que llegaban a amenazar y disparar a los jugadores durante la disputa de los encuentros como acicate para no hacerles perder sumas dineraria en las apuestas que habían realizado previamente. “En una ocasión dos guardias transportaban en una carretilla un cadáver, tras depositarlo en una pira, les prendieron fuego. Acto seguido se sentaron a presenciar el partido de fútbol mientras el olor a carne quemada invadía el campo” Este es uno de los fragmentos más duros rescatados por Martin Krauss e Imre Keretész de las notas escritas por Nansen Junior.

El fútbol no fue ajeno a la guerra.

Quizá las historias más conocidas sean la de los jugadores del Dynamo de Kiev que prefirieron morir a dejarse perder por orden de un equipo integrado por soldados alemanes. O la dramática historia de Matthias Sindelar, capitán del Austria de Viena, que se suicidó junto a su mujer para evitar ser capturado por el régimen nazi. Pero también existen historias de persecución y tragedia en el lado contrario. Las autoridades alemanas utilizaron a sus deportistas más afamados como gancho para aumentar el reclutamiento entre la población más joven, estrellas futbolisticas del momento fueron enviadas al frente como un solado más, encontrando su tumba entre las trincheras, sin opción a elegir, de negarse su destino habría sido igual de trágico. Bien sabe de ello el ya extinto FV Zuffenhausen cuya mayoría de integrantes perdieron la vida en el frente ruso, dando pie a Robert Schlienz, superviviente de Stalingrado, a poder fichar por el Stuttgart una vez acabada la guerra, y convertirse así en el mejor jugador alemán de la posguerra. Otro club marcado por el conflicto fue el Unión Saint-Gilloise, el gran club belga de todos los tiempos, de origen judío, que acabó con todos sus integrantes en campos de exterminio. Tras la creación del estado de Israel se quedó sin clase dirigente ni masa social debido al éxodo de al nuevo estado, a pesar de ello, y de su letargo por la segunda y tercera división, fue el club belga con más títulos hasta mediados de los 90.

Nunca deja de sorprender el carácter balsámico que llega a tener el fútbol en periodos de tragedia, ya sea colectiva o personal. En plenos bombardeos soviéticos sobre Berlín, se aprovechaban los escasos altos el fuego para disputar partidos de fútbol en el estadio Olímpico, y aunque pueda parecer lo contrario, registraba llenos históricos para ver a 22 temerosos y hambrientos hombres jugar un “derby” sin nada más que ofrecer al publico que escasos 90 minutos de paz y normalidad, una vía de escape para templar sus miedos y olvidarse por un momento del ruido de las bombas y de sus heridas en el alma. El fútbol, a veces, es tan insignificante como enorme es su grandeza.

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...